deja-de-hacer-dieta-y-empieza-a-vivir

¿Estás A Dieta? ¡Nunca Más!

english Read in English

no-puedo-comer-estoy-a-dieta

He dicho estas palabras en otras secciones de esta página web: no volveré a hacer ni una dieta más. Pero deja que te cuente la particular anécdota de esta semana que hay detrás de esta frase.

Hace unos días mi marido y yo salimos a dar un paseo; de la que volvíamos vimos un restaurante que parecía estar bien y, finalmente, decidimos comer allí. Yo pedí pollo asado y una ensalada. El pollo lo servían con patatas fritas y dos tipos diferentes de salsa; muy amablemente, yo pedí que no me echaran las salsas y pregunté si podían sustituir las patatas fritas por una patata cocida. Me lo sirvieron como pedí sin ningún problema. Cuando el camarero se acercó a nuestra mesa para servirnos lo que habíamos pedido me miró y preguntó: “¿sin salsa? ¿qué ocurre? ¿estás a dieta?” Yo le respondí: “¿a dieta? No, gracias, ¡ni una dieta más!

La verdad es que esta situación me recuerda a otras muchas del pasado en las que yo respondía: “sí, estoy a dieta”. Así que, el otro día mi respuesta al camarero despertó en mí sentimientos encontrados. Por un lado, me sentí feliz: respondí que no estaba a dieta, que no haría ni una dieta más; esto aún es relativamente nuevo para mí 🙂 Pero, por otra parte, también me pregunté: ¿por qué el hecho de comer alimentos sanos y llenos de nutrientes y hacer elecciones conscientes en lo que se refiere a lo que nos llevamos a la boca se asimila inmediatamente con estar a dieta? Yo ya no estoy a dieta, lo que hago es cuidar de mi cuerpo; busco las opciones que tendrán un impacto positivo en mi salud. Sencillamente, respeto mi cuerpo y lo trato con amor y responsabilidad. No es una dieta, es un estilo de vida.

Decide Cómo Quieres Vivir Tu Vida

No Estoy a Dieta, Es Un Estilo de Vida

Hay otra frase muy típica que aún hoy escucho cuando decido evitar ciertos alimentos: “seguro que no comes eso porque tienes miedo a engordar”. No, en lo que se refiere a coger peso, ya no tengo miedo; ese trabajo mental ya está hecho. Simplemente he aprendido a escuchar y respetar mi cuerpo, a relacionarme con él como lo que es, mi mejor compañero. Honro el privilegio de vivir en esta tierra a través de él y atiendo sus necesidades.

Seguro que a mucha gente le resulta muy difícil comprender todo esto. A mí me pasaba igual. Cuando recuerdo el infierno de dietas, privación y extenuante ejercicio por el que yo pasé, puedo entender mejor por qué algunas personas aún piensan en ensaladas, frutas y verduras en términos de dieta y restricción de alimentos.  Hace unos años yo pensaba que, después de todo por lo que había pasado al intentarlo una y otra vez, era una experta; yo creía que sabía todo lo que había que saber para tener éxito en la empresa de recuperar el cuerpo que una vez había tenido. No obstante, todo este conocimiento -supuestamente- amplio y de calidad, no me había acercado más a mi meta, más bien al contrario. Yo ya sabía (y creo que esto lo sabe casi todo el mundo) que comer frutas y verduras frescas era bueno para mi; lo que no sabía era hasta qué punto la llamada comida basura podía tenerme enganchada y arruinar mi salud.

Tampoco sabía otras muchas cosas como que, por ejemplo, comer lo que nos da la naturaleza no sólo es algo muy beneficioso para nuestra salud sino que, además, podemos hacerlo de manera que resulte algo atractivo y muy, muy delicioso. Para mí, comer un montón de frutas, verduras, cereales sin refinar, semillas y frutos secos y crear recetas originales y supersabrosas ya es lo normal. Y no lo hago así para mantener o perder peso sino que he decidido vivir de esta forma con respecto a las necesidades esenciales de mi cuerpo.

Vigila Lo Que Lees, Ves Y Oyes

7658298768_7b0b2ce378_o

Yo estaba muy mal informada y carecía de otra información que sí era relevante. Es muy fácil que esto ocurra teniendo en cuenta que, en la era de la información (a mí me gustan más los términos de sobrecarga de información o infoxication) estamos sobreexpuestos a mensajes de muy diversa índole y, muy a menudo, no tenemos tiempo para parar y seleccionar la información realmente importante y fiable. Recibimos mucho más rápido de lo que somos capaces de procesar así que, al final, es muy sencillo sentirse confuso y/o elegir la información equivocada. A todo esto se suma que está todo orquestado para que ciertos mensajes, de ciertas compañías y conglomerados empresariales prevalezcan sobre otros; piensas que consumes lo que quieres pero, en realidad, has elegido aquello a lo que estás más expuesto, aquello que ellos quieren que elijas. Así que, por favor, ten cuidado antes de tomar una decisión importante en lo que respecta a tu salud o a cualquier otro aspecto de tu vida. Párate un momento y realiza la escucha de ti mismo; en el fondo, todos sabemos lo que nos va bien y lo que no.

¿Qué opinas de todo esto? ¿Cuando te ven haciendo elecciones conscientes te preguntan si estás a dieta? ¿Cómo lidias tú con estas situaciones? Deja tus comentarios y tus preguntas abajo, ya sabes que son muy bienvenidas 😉

 

el_viaje_de_luz

Featured image of post: Marcin Wichary

Photo credit: 1, 2, 3




Si te gustó este artículo, ¡compártelo, plis! :-)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sobre la autora: Luz

La práctica profesional de Luz se encuentra muy vinculada a su historia personal con el peso, la imagen corporal y la salud. Tras sufrír problemas de sobrepeso durante casi 20 años y acumular un sobrepeso de casi 30 kg, su salud tanto física como emocional se empezó a resentir por diversos frentes. No es por ello casual que realizara un doctorado en Medios de Comunicación y Estudios de Género (Universidad de Swansea, Reino Unido). En su investigación ha estudiado qué tipo de mensajes relacionados con la imagen corporal predominan en la cultura popular actual, cómo tales representaciones se perciben por el público, y cómo se relacionan con el desarrollo de conductas disfuncionales. Entre la variedad de perspectivas analizadas en sus trabajos se incluyen los cánones de belleza dominantes, el sobrepeso, la distorsión de la propia imagen corporal, las estructuras de poder, la sexualidad o el balance de la vida profesional y la personal. Profesionalmente, está altamente familiarizada con el efecto devastador que pueden tener los actuales cánones de belleza promovidos por un sinfín de medios, revistas, programas televisivos, estrellas de cine o de música, y cómo estos pueden permear fácilmente nuestras mentes o la de la gente que nos rodea. Hoy Luz ha superado sus problemas de peso y ha recuperado su salud. Motivada por la necesidad de ayudar a otras personas como tú a salir del infierno en el que ella misma se había visto inmersa durante 20 años, Luz se certificó como Coach Profesional. Actualmente vive en Suecia, desde donde dirige Happy Coaching by Luz, con una práctica de cientos de horas de coaching con personas que buscan superar diversos problemas de imagen corporal, emocionales o profesionales. Puedes leer su biografía completa aquí.

Deja tu Comentario

No compartiremos tu dirección de correo electrónico con nadie. Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.