no-me-gusto

No Me Gusto

Lo reconozco, no me gusto. Hace años que me di cuenta y he tratado de solucionarlo pero a día de hoy aún no he logrado amarme incondicionalmente.

¿Te reconoces en esta frase? La falta de amor hacia uno mismo puede manifestarse deno-me-acepto muy diversas formas; en este post te hablaré de los mensajes que te manda tu cuerpo. Un síntoma que persiste nos está hablando de un conflicto emocional no resuelto. Yo tengo esto muy presente y llevo mi atención a cualquier malestar físico que se mantenga en el tiempo para tratar de averiguar su causa no física y así poder darle la respuesta más adecuada.

En concreto, te hablaré del acné porque desde mi adolescencia se convirtió en un fiel compañero de viaje hasta hace bien poco. Investigué e investigué y cuando averigüé la principal causa emocional de los granitos exclamé: “¡o sea que no me gusto!

No Me Acepto Ni Me Amo

Es cierto que hace un tiempo, cuando pensaba en mi persona no lograba quererme del todo, sin condiciones… no. Recordaba todas las veces que le había hablado mal a alguien, que había insultado, que había herido de alguna forma… Recordaba cuando no había sabido ser humilde y había hablado con cierto tono de menosprecio. En muchas ocasiones traté de quedar por encima de los demás o les intenté convencer de que mi argumento era el más adecuado y el único verdadero. Esos aires de prepotencia, esa insensibilidad y dureza con la que hablé y traté a otras personas

buscando-amorY me pesaba, me pesaba tanto que no me gustaba.

¿Por qué me comporté así? ¿Por qué dije lo que dije? Todos estos años de aprendizaje me han servido para saber la respuesta. Y es paradójica porque resulta que me comporté mal para estar bien, me comporté de forma odiosa porque buscaba ser amada. Te lo dije, paradójico…

Me Equivoqué y Me Perdono

Y si hay algo que también he aprendido en todos estos años dedicándome al crecimiento personal es que, una vez te das cuenta, el siguiente paso es aceptar lo que hiciste/dijiste y perdonarte.

Yo te confieso que para mí no era algo fácil; aceptar las “patazas” que había metido y seguir adelante, como si nada… Pero al reflexionar sobre ello también caí en la cuenta de que yo siempre perdoné a todas aquellas personas que me hicieron daño. Es más, traté de comprender por qué; ¿por qué actuaban como actuaban? ¿por qué decían las cosas que decían?

me-perdonoSi ya lo estaba haciendo con los demás, ¿por qué no me daba a mí misma la oportunidad de comprender por qué hice lo que hice y dije lo que dije? Así que lo hice, miré dentro y averigüé que todo mi comportamiento no buscaba otra cosa que amor; yo solo quería sentirme amada, como  la mayoría de los seres humanos.

Un amor mal comprendido por ese ego que no quiere morir; ese ego que cree que si no queda por encima, que si no le muestran amor y respeto tal y como él desea… desaparecerá.

Lo entendí, vi a mi ego, vi todos sus juicios, toda su comprensión -limitada- de la existencia y no le juzgué: “de acuerdo, así son las cosas, te acepto”. Y lo mejor de todo es que al comprender y aceptar la realidad de tu ego también estás comprendiendo y aceptando la de todos los demás.

Y por eso también dejan de importarte todas las críticas y juicios del exterior. Son sólo egos -como el tuyo- buscando ser reconocidos, aceptados y amados. En ese juego de máscaras comprendes que nada es personal y lo dejas ir. Estés más o menos de acuerdo con las acciones y/o palabras de los demás, ahora sabes soltar. En mi experiencia, se construye camino y se vive desde dentro, no desde fuera.

Sigo Construyendo Mi Existencia

sigo-adelanteNada ocurre por casualidad, todo tiene una razón de ser. Hoy ya no pretendo entender por qué fui quién fui y por qué soy quien soy. Lo que sí sé con seguridad es que YO SOY así que simplemente camino permitiéndome ser.

Respeto mi historia, la acepto con todas sus luces y también con todas sus consecuencias. Me amo y me respeto profunda e incondicionalmente. Desde este mismo instante y para siempre. Ojalá tú también lo hagas 😉

De hecho, ¿por qué no me cuentas si lo estás haciendo ya y qué tal te está yendo? Vamos, deja abajo tu comentario y compartamos experiencias 🙂

happy-coaching


Featured image of post: ShiftGraphiX at Pixabay

Photo credit: 1, 2, 3, 4




Si te gustó este artículo, ¡compártelo, plis! :-)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sobre la autora: Luz

La práctica profesional de Luz se encuentra muy vinculada a su historia personal con el peso, la imagen corporal y la salud. Tras sufrír problemas de sobrepeso durante casi 20 años y acumular un sobrepeso de casi 30 kg, su salud tanto física como emocional se empezó a resentir por diversos frentes. No es por ello casual que realizara un doctorado en Medios de Comunicación y Estudios de Género (Universidad de Swansea, Reino Unido). En su investigación ha estudiado qué tipo de mensajes relacionados con la imagen corporal predominan en la cultura popular actual, cómo tales representaciones se perciben por el público, y cómo se relacionan con el desarrollo de conductas disfuncionales. Entre la variedad de perspectivas analizadas en sus trabajos se incluyen los cánones de belleza dominantes, el sobrepeso, la distorsión de la propia imagen corporal, las estructuras de poder, la sexualidad o el balance de la vida profesional y la personal. Profesionalmente, está altamente familiarizada con el efecto devastador que pueden tener los actuales cánones de belleza promovidos por un sinfín de medios, revistas, programas televisivos, estrellas de cine o de música, y cómo estos pueden permear fácilmente nuestras mentes o la de la gente que nos rodea. Hoy Luz ha superado sus problemas de peso y ha recuperado su salud. Motivada por la necesidad de ayudar a otras personas como tú a salir del infierno en el que ella misma se había visto inmersa durante 20 años, Luz se certificó como Coach Profesional. Actualmente vive en Suecia, desde donde dirige Happy Coaching by Luz, con una práctica de cientos de horas de coaching con personas que buscan superar diversos problemas de imagen corporal, emocionales o profesionales. Puedes leer su biografía completa aquí.

Deja tu Comentario

No compartiremos tu dirección de correo electrónico con nadie. Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.