No Me Digas Que No Tenga Miedo

Hace un tiempo, relativamente poco, decidí lanzarme. Decidí que era el momento de empezar a experimentar y a crear desde mi centro, desde mi esencia. Tenía claro lo que quería hacer y aunque aún no sabía muy bien cómo ni exactamente cuándo, me levanté del sofá y empecé a caminar hacia allí.

Lo que motivó el cambio fue que empecé a tener una relación diferente con el miedo. Estoy avanzando por sendas desconocidas, adentrándome en la oscuridad y charlando con mis demonios. Y, por si te lo preguntas, sí he sentido miedo, sigo temiendo y ¿sabes qué? No me digas que no tenga miedo.

El… Sigue leyendo ->